Ver y Escuchar, Lo Bueno

 


Julissa Contín nos cuenta sobre el Winbash 2013 junto a Living Colour, Kat Grullón y Sociedad Tabú

3
Posted 20 mayo, 2013 by Edwin in Blog
17LivingColour

Metalera de larga data, Julissa Contín, nos presenta un minucioso y acertado reportaje sobre lo sucedido en el Winbash 2013, donde el plato fuerte era la banda norteamericana Living Colour, junto a los locales Kat Grullón y Sociedad Tabú. Disfrútenlo:

 

Por tercer año consecutivo, la costa norte del país fue escenario del Festival Musical Wimbash Cabarete, un proyecto del prolífico bajista de Living Colour, Doug Wimbash, que se caracteriza por unir artistas veteranos de renombre internacional con jóvenes músicos locales, en el marco de actividades dedicadas a la recaudación de fondos para respaldar la noble labor social que la Fundación sin fines de lucro The DREAM Project realiza en nuestro país, en beneficio de la niñez dominicana.

El programa

Durante cuatro días Wimbash Cabarete ofreció sano esparcimiento y música para toda la familia, y los fondos recaudados fueron destinados al sostenimiento del Programa de Música DREAM, una iniciativa de The Dream Project, dedicado a instruir a jóvenes de bajos recursos en la música e inspirarlos a permanecer en sus estudios escolares. El Festival inició el miércoles 8 en Ojo Skylounge, con Electro Swing, seguido el jueves 9 por una noche de actividades familiares con la participación del Kaiceitos Circus. El viernes 10 el público pudo disfrutar de una cena y concierto acústico, también en Ojo Skylounge, con la banda Sociedad Tabú, la guitarrista Kat Grullón y la primera entrega de la veterana banda ganadora de múltiples Grammys, Living Colour.  Un evento privado, con entradas agotadas, que nos dejó el gusto picado con lo que podíamos esperar el día siguiente, sábado 11, con la clausura del Festival.
Living Colour.


Envuelto en los primeros días de mayo, el Wimbash de este año atrajo una participación especial: la veterana banda de Funk Metal, ganadora de múltiples Grammys, Living Colour, presentándose primera vez en el país directamente desde su Tour Mundial “25 Years”. Ya ha pasado un cuarto de siglo desde que “Vivid”, el álbum multiplatinum de la banda, se colocó en las listas de éxito y vinieron a celebrarlo.

Ese mismo viernes, haciendo en el trayecto desde Santo Domingo bajo un aguacero de dimensiones bíblicas, anticipábamos con emoción la noche que nos esperaba con la primera presentación acústica the Living Colour.  Recordé cuando a finales de la década de los ochenta Living Colour irrumpía en la escena del metal con la sorpresa de un estallido, desintegrando en el acto una serie de prerrequisitos, estereotipos y delicadezas de la época, elementos a los que, nos gustaran o no, estábamos acostumbrados: brillo en los labios, melenas cuidadosamente desarregladas, una configuración musical encajonada, esquematizada, predecible, y una ausencia endémica de melanina.

Excepto en la actitud, Living Colour era precisamente lo opuesto a todo eso.
Living Colour presentaba una propuesta musical bien pensada, desprovista de sinsentidos, que a una misma vez apelaba al sentido común y al corazón. Como muy pocas bandas, Living Colour traía amplias influencias a su música, desde jazz hasta heavy metal pasando por todo lo que le queda en medio, haciendo que todo congeniara de manera impresionante en las composiciones, a la vez que cada músico se destaca en su instrumento. Una tarea impensable para muchos. Su agresivo sonido y su lírica directa confrontan al público con realidades sociales que exigían cambios y llamaban a la reflexión; estas intenciones quedan evidenciadas en su primer sencillo “Cult of Personality”, del álbum “Vivid”.  Un hit meteórico.

En la escena metalera dominicana inmediatamente los adoptamos y los acompañamos en los demás sencillos del álbum…hasta “Glamour Boys”, una pieza que nos pedía que bailáramos en las estrofas y cabeceáramos en el coro. Imposible. Su contenido pop latino y caribeño, a pesar del sobresalto de una guitarra sacudida por la distorsión en algún lugar de la pieza, nos cayó como balde de agua fría ….  Vaya, entonces no era una “verdadera” banda de Heavy Metal, después de todo.  Muchos reaccionamos incrédulos y hasta decepcionados, sospechando el engaño. En República Dominicana la escena metalera apenas en ciernes era muy reducida y duramente criticada; tanto esfuerzo nos costaba (¿nos cuesta?) diferenciarnos del medio criollo en el que el merengue es rey, que a pesar de estar abiertos a otros estilos de música, rehuíamos de caer presas de una banda que no tiene reparo en integrar ritmos bailables a sus composiciones. Heavy Metal don’t dance.

En realidad, sucedía que no teníamos la madurez musical necesaria para entender, y menos aún aceptar, las posibilidades que Living Colour abría a nuestros sentidos. Era sin dudas una fusión exquisitamente lograda y nosotros sin saber qué hacer con ella. Se nos hacía muy difícil etiquetarlos, pues lo que teníamos delante de nosotros era un fenómeno completamente nuevo, provocador, que sin embargo, nos preparó para aceptar otras formas de Metal con influencias de jazz y funk quizás menos influenciadas, pero definitivamente fusionando las fronteras. Nosotros queríamos que fueran solo Heavy Metal, adueñarnos de ellos, mientras que para ellos era a la inversa: desbordaban los esquemas, eran mucho más que solo metal y ¡se adueñaban de todo! Funk, Metal, Jazz, Punk, Blues, Caribe Tropical.

No podíamos abarcar el genio creador de Vernon Reid que deja que todo lo permee y luego lo exuda en estilos yuxtapuestos de intrincado virtuosismo. Al principio Living Colour fue tratado con cierta cautela, pero sobreviviría al desengaño y permanecería como parte influyente de la escena metalera dominicana.

Que participaran en el Festival Wimbash, resultaba un suceso tanto excepcional como natural.  Además de sus letras denunciadoras de injusticias sociales, más que andar enojados todo el tiempo porque “todo apesta”, más que descargar la basura interior para que allí afuera hubiera más, más que desahogarse entre tónicas y quintas, más que ventilar frustraciones con la viciada sociedad, comprometidos más allá que con grabar una eventual canción para recaudar fondos a favor de personas de realidades desconocidas, y antes incluso de Living Colour ser Living Colour, sus integrantes ya hacían su parte en ser solución y cambio en las vidas de jóvenes necesitados de motivación y de guía, pues el origen mismo de la banda estaba consagrado a fungir como motor de empoderamiento de jóvenes artistas de raza negra persiguiendo sueños de música Rock, llegando a crear una organización que los promoviera y que defendiera su derecho a oportunidades equitativas en el negocio de la música. Black Rock Coalition fue esa organización sin fines de lucro fundada por el guitarrista, Vernon Reid.

Lo que pasó el Viernes:

La noche del viernes 10 avanzaba indiferente a la pequeña multitud de unas 130 personas que participaban complacidas en escribir una página más en la historia de Living Colour, desde Ojo Skylounge, Cabarete. El ambiente combinaba un sortilegio de intimidad con vibrante energía. La luz tenue, las nubes electrificantes que sobrevolaban nuestras cabezas, la flama perenne detrás del baterista Will Calhoun, rodeándole de un aura de misterio, y el silencioso bullicio de los organizadores, conspiraba para pasarla bien.

Los teloneros Kat Grullón y la banda Sociedad Tabú, hicieron un excelente trabajo en estimular los ánimos de los presentes, con su repertorio de rock pesado desenchufado.

Cuando sonaron los primeros acordes de “Middle Man”, todo valió la pena: los imprevistos y percances antes de emprender el trayecto de Santo Domingo hacia su Norte de mar, Puerto Plata; cruzar el país por su vientre abultado de cordilleras al filo de la noche; conducir bajo la furia mojada de una torrencial tormenta que golpeaba el parabrisas decidida a impedir nuestro avance, y que a la vez sofocaba al astro diurno para que no bañara con su lejano fuego los picos de las montañas ahora anegados de tormenta.  ¡Absolutamente todo valió la pena!

 

 Living Colour tocó poco más de una hora un set de unas nueve canciones en una entrega especial contenida entre la rareza que resultaba ver a Vernon Reid  con una guitarra acústica y el denso manto del Blues azul profundo que se elevaba desde la voz desnudada de Corey Glover. La calidad humana de los miembros de la banda entregados por una causa, estuvo presente todo momento. Al recibir los aplausos más que merecidos, recordaban humildes “This is for the kids!” (¡Esto es para los niños!).

El set incluyó canciones del álbum Vivid (1988), de Time’s Up (1989) y la selección “Bless Those (little Annie’s Prayers)” del álbum Chair in the Doorway (2009)

 

Las canciones obligadas de Cult of Personality, Type, Glamour Boys y el cover de Sex Machine, de James Brown llevaron a los presentes a un frenesí en el que público y artistas se fusionaron en un solo coro de voces armonizando las canciones. Las chicas presentes fueron invitadas por Corey Glover a permear el reducido espacio entre los músicos, Doug Wimbish se ubicó entre ellas, exaltando la música y al público desde un alma desbordada sobre cinco cuerdas, todos bailando y cantando a la vez. La ingeniosa guitarra de Vernon Reid brotaba incontenible entre sus dedos y caía sobre los presentes como una catarata de emociones.

Cerraron la presentación con la emblemática canción What’s Your Favorite Color? Living Colour, alternando la respuesta a la pregunta coreada entre la banda y el público. Al concluir el set, todo fue bailes, conversación y fotografías, hasta que llegó el momento de guardar la noche hasta el siguiente día.

 

Sábado. Noche de cierre

Unas 1,500 personas se dieron cita en la playa Cabarete para disfrutar de la clausura del Festival Musical Wimbash Cabarete 2013, completamente libre de costo y con los siguientes puntos cardinales: Al Norte el Océano Atlántico rompiendo en la orilla, arriba la eventual llovizna, la hilera de hoteles y restaurantes al Sur, al Oeste la noche, al Este, la tarima que a lo lejos parecía una hoguera, y debajo de los pies, ¡la arena! El marco ideal para una noche extraordinaria.

Dream Kids Band, fueron los primeros en la escena quienes nos deleitaron con sus interpretaciones musicales, haciendo gala de lo aprendido en las clases de música del Programa de Música DREAM y durante las clínicas recibidas de los músicos de Living Colour, apenas unos días atrás.

Acto seguido subió a escena la joven banda de rock puertoplateña StereoBox Rock, que entusiasmó al público con composiciones de contenido cotidiano que bordeaban el estilo Punk.

Los teloneros que impresionaron:

La grata sorpresa de la noche que llega para encandilar al público fue el debut de la guitarrista solista Kat Grullón, un pequeño lujo de poderosas dimensiones, que surge ligera de éter, pero con una fuerza mesurada en escena.  Armada de su guitarra, rindió tributo a sus héroes.  Al interpretar clásicos de Jimi Hendrix, como Purple Haze, se hizo acompañar de la voz femenina de Cezara Voicila, cuyo timbre evoca a Janis Joplin, y junto a Omar Henríquez (Sociedad Tabú) para acompañar canciones de Incubus. Su interpretación de las composiciones de guitarristas de la talla de Blues Saraceno y Joe Satriani, aunque algo calculada, fue vigorosa y firme, logrando el efecto elocuente, grandioso o sentimental que evocan esos instrumentistas a quienes considera sus ídolos. Con una técnica limpia en su instrumento, Kat Grullón se autodefine como una guitarrista instrumental y está preparando material propio para incluirlo en sus presentaciones.  Auguramos que pronto será una pieza indispensable en la escena del rock local.

Kat Grullón

Kat Grullón

Sociedad Tabú presentó un acto bien acoplado, con la profesionalidad acostumbrada de cada uno de sus miembros. El público respondió inmediatamente a sus composiciones y a la naturalidad de su vocalista Omar Henríquez quien siempre demuestra un manejo veterano del público.  Hits de todos conocidos como Pantallas, Desde el Suelo y Esta Ira, formaron parte de su repertorio que concluyó con el último sencillo de la banda, Rencores, dejando el escenario en plena ebullición.

A pesar de los problemas técnicos que confrontó el siguiente acto, el dúo de Hip Hop Circuito Negro, la destreza artística de estos jóvenes mantuvo al público fijo en la tarima, fascinados  con  las aliteraciones y ritmo contagioso de sus líricas vanguardistas.

Los ganadores nacionales de breakdance y dembow, Metamorphosis Dance Crew, con sus 6 integrantes, subieron a escena a continuación y merecieron la aclamación del público por la habilidad y control físico de sus bailes tanto individuales como en conjunto.

DJ Rampage Global, directo desde Belice, mantuvo a la multitud danzando sobre la arena sin parar hasta el momento en que Living Colour llega para dominar el escenario. Corría la una de la madrugada.

La banda ofreció casi todas las canciones del álbum “Vivid”.  La emotiva pieza  “Open Letter (To a Landlord)” alumbró un ingenioso arreglo de merengue en el Outro. “Which way to America?”, “Funny Vibe” y “Broken Hearts”, fueron canciones que los presentes cantaron a todo pulmón.

Un Corey Glover vulnerable alcanzó el cielo al interpretar el himno cristiano “Amazing Grace” con la emoción del que ha tocado la gloria en un momento muy personal en el que, de alguna forma, cupimos todos.  Will Calhoun tocaría en solitario (posiblemente usando tambores Mandala), llenando la costa de pura luz y ritmo  con baquetas con luces de led.

Al despedir el concierto, el bajista Doug Wimbish, profundamente involucrado en la actividad, quizás movido por gratitud, quizás motivado a dar todavía más del derroche que ya habíamos recibido, continuó con un jameo experimental sobre un fondo musical ya de Mambo, ya de Reggae, (con el uso del boss bass synth y un pitch transposer) junto a Will Calhoun en la batería, juntos declarando ritmos y melodías que traspasaban la puerta de lo que sea que estuviera “más allá”.

Al conocer al músico y palpar en primer plano su entrega a la labor social, su tesón en aportar su tiempo y su talento para crear mejores oportunidades de una vida plena para tantos niños que carecen de las atenciones más básicas, es posible saber dónde comienza Doug Wimbish, su vida, su carrera, pero será muy difícil saber dónde termina su legado.

Seducidos por cada elemento que el riquísimo eclecticismo de Living Colour nos ofrecía, los metaleros, hip hop lovers, jazzistas, salseros y merengueros, – todos por igual, pero cada quien a su manera – bailamos, brincamos y  cabeceamos sin parar.

Avanzábamos hacia las 3 de la madrugada cuando los organizadores, presionados por las autoridades, definitivamente dieron por concluido el espectáculo, que fue un éxito rotundo, e invitaron al público a otro lugar, a seguir la fiesta hasta el amanecer.

Disfrutamos de todas las expresiones artísticas que desfilaron por la tarima, y gracias a un sólido repertorio, excelente coordinación y logística, – y a la generosidad de una banda de categoría mundial como lo es Living Colour, que nunca ha perdido de norte predicar con su ejemplo para despertar el sentido de responsabilidad social en los demás -, el objetivo del Festival Musical Wimbash Cabarete 2013 fue logrado con amplio margen.

Desde DREAM Project nos informan que recaudaron alrededor de diez mil dólares.  Están agradecidos por el respaldo recibido de todos los patrocinadores y del público, con la acogida que año tras año le han brindado al Festival que ya se perfila como una cita anual obligada por los importantes resultados reflejados, que benefician directamente a niños verdaderamente necesitados de cuidados y una educación digna, a ritmo de conciertos de alta calidad, con la mejor de las intenciones.

 

 Texto:  Julissa Contín

Fotos: Julissa Contín y Andreína López y Alice Guerra (Sociedad Tabú)


3 Comments


  1.  
    manuel

    Estuve presente junto a 8 personas mas que fuimos desde Santo Domingo, excelente Living Colour, lastima que no se publicito mucho en la capital, pero los presentes gozaron, excelente tambien la joven guitarrista





Click on a tab to select how you'd like to leave your comment

Leave a Response

(required)


 
Selección del Editor
 
  • IMG_2041
  • LO PRIMO Stgo
  • merlis1
  • 1DXL1691
  • Take 3
  • LAB 1 - Version 2
  • OM Trio - A New World - CD Cover Promo copy
  • feria
  • Screen Shot 2013-05-01 at 12.19.00 PM
  • Banner2
  • viernes
  • 247093_10150316214658054_5657824_n
  • Bebo Valdés. Festival Porta Ferrada. St Feliu Guixols.
  • ezel low
  • Pavel_N_ez